Por Nación Eléctrica

Suzanne Ciani es una artista de variadas facetas creativas que aunque diferentes, conviven en armonía y respeto por la diversidad. Y esto es importante en estos tiempos, ya que hacer música electrónica con sintetizadores modulares, lanzar una serie de álbumes que tenían como protagonista un instrumento clásico como el piano en clave New Age o hacer música para comerciales de Coca-Cola y otras empresas, no ensucia en absoluto el valor musical de una artista. Y esto está claramente demostrado en la carrera de Suzanne Ciani, su creatividad y particular estilo, se mantiene intacto en todas las áreas por donde ha transitado.

Esta entrevista se realizó previamente a su presentación en Chile, este jueves 25 de Octubre en el Red Bull Music Festival: Theatronics, donde presentará la música electrónica que viene desarrollando desde los años 60. El mismo día y en el mismo escenario, estarán la chilena ganadora del Premio Pulsar 2018, Kinética y Jessy Lanza Lanza presentando su segundo disco Oh No.


¿Puede describir la primera vez, que te enfrentaste a un sintetizador modular?

El momento más memorable que recuerdo, de haberme encontrado con un sintetizador modular, fue en el estudio de Don Buchla. Me lo presentó el escultor Harold Paris, que vivía al lado de él. Una noche, Harold me llevó a conocer a Don y me sentí abrumada por la torre de módulos parpadeantes que estaban en su estudio.


¿Cómo fue el desafío de ingresar a la industria musical con un instrumento tan complejo y revolucionario como el Buchla y el sintetizador modular?

En cierto modo, fue una gran ventaja para mí el hecho de tener un instrumento y un acercamiento único al sonido. En el mundo de la publicidad siempre buscaban algo nuevo, a diferencia de la industria discográfica. Tuve mucha libertad y disfruté creando nuevas soluciones.

¿Cómo sientes la evolución de la mujer en la escena musical, desde tus inicios hasta la actualidad?

Estoy muy feliz de ver ahora tantas mujeres involucradas en todos los aspectos de la producción musical, pero estoy decepcionada de que no hayamos tenido históricamente, una visibilidad de manera más adecuada. Por ejemplo, a mi me contrataron para hacer una película para Hollywood en 1980, y al parecer, no se contrató a ninguna otra mujer hasta 1994. Compositores como Daphne Oram escribieron piezas orquestales que nunca recibieron premiers hasta este año. Por lo tanto, estamos progresando, pero ha sido dolorosamente lento. No es que las mujeres no hayan estado allí todo el tiempo, es solo que no las hemos visto.

¿Por cuál de las nuevas tecnologías en la música te sientes atraída hoy? ¿Nos puedes explicar?

Me gustan algunas de las interfaces gráficas en iPads y me gustan algunos de los nuevos controladores que involucran movimientos gestuales, y me gustan algunas de las funciones de Max, que uso para mis efectos visuales

¿Hiciste música cuando estabas enferma de cáncer? ¿Cómo fue el proceso de superar esa enfermedad y cuál es la lección que nos puede dar acerca de esa experiencia?

Enfrentar la propia mortalidad es un cambio de vida y te hace considerar lo que es importante para ti. Mi experiencia con el cáncer me permitió cambiar de dirección: salí de Nueva York y me mudé a un pueblo costero en California.


¿Qué fue lo que te atrajo del sonido electrónico cuando lo conociste, y después de toda tu carrera, cómo lo ves hoy?

Me encantó la independencia que me dio la música electrónica, la capacidad de estar en un sonido envolvente que podría durar para siempre. Y hoy en día, volver a la presentación en vivo del Buchla es para mí, una gran oportunidad para compartir mi amor original por este instrumento que conocí en los años 60.

English version

Can you describe the very first time, when you faced a modular synthesizer

The most memorable time that I recall meeting a modular synthesizer was at Don Buchla’s studio. I was introduced to him by the sculptor Harold Paris, who lived next door. One night Harold took me to meet Don and I was overwhelmed by the tower of blinking modules in his warehouse studio.

How was the challenge of get in to the musical industry with such a complex and revolutionary instrument as the Buchla and the modular synthesizer?

In some ways, it was a great advantage to me that I had a unique instrument and approach to sound. The advertising world was always looking for something new, unlike the recording industry. I had a great deal of freedom and enjoyed coming up with new solutions.

How do you feel the evolution of woman in the music scene, since your beginnings till the present time?

I’m very happy now that I see so many women involved in all aspects of music production, but I’m disappointed that we haven’t had the right kind of visibility historically. For instance, I was hired to do a film score for Hollywood in 1980, and apparently, no other woman was hired until 1994. Composers like Daphne Oram wrote orchestral pieces that were never given premiers until this year. So, we are making progress, but it’s been painfully slow. It’s not that women haven’t been there all the time, it’s just that we haven’t seen them.

Which new technologies in music do you feel attracted today? Can you explain us?

I like some of the graphic interfaces on iPads and I like some of the new controllers that involve gestural motions, and I like some of the features in Max, which I use for my visuals.

Did you make music when you were ill with cancer? How was the process of overcome that illness and what is the lesson that you can give us about that experience?

Confronting one’s mortality is lifechanging and makes you consider what’s important to you. My experience with cancer allowed me to change directions: I left New York City and moved to a coastal village in California.

What was it that attracted you to the electronic sound when you first met him, and after all your career, how you see it today?

I loved the independence that electronic music gave me, the ability to be in an immersive sound that could go on forever. And now, today, coming back to live performance of the Buchla is for me a great opportunity to share my original love for this instrument that I met in the 60’s.

Agradecimientos a:
Rodrigo Ferrari
Red Bull Music