Por: Máximo Campos. | Edición Cristina Cisternas

Estuvimos conversando con la dj nacional Andrea Paz acerca del innovador proyecto autogestionado FESTIVAL RECREO, realizado el pasado 02 de Junio en un ex colegio abandonado en la comuna de Independencia. En esta oportunidad, Andrea nos habla de la génesis del proyecto, así como también de su exitoso resultado y de cómo se está generando una escena club en Chile, distinta a lo que hemos visto años atrás.

¿Cómo nace la idea de crear el festival recreo Y cómo fue la selección de los colectivos participantes?

La idea nace originalmente cuando nos ofrecen este espacio que van a demoler, un colegio en Independencia que está abandonado y que tiene poco tiempo de vida. Además un amigo que está trabajando allí y tiene la responsabilidad de activar la parte cultural en esa comuna, se le ocurre la idea de hacer algo ahí. Él nos cuenta qué lugar está disponible y que si queremos ir a verlo. Nosotros vamos a ver el lugar y quedamos “plop”, se nos iluminó el cerebro, la mente y se nos ocurrieron miles de cosas.

En el fondo dijimos “no trabajemos con djs por separado”, y hablamos directamente de la idea tal como la conociste, bajo los conceptos de colaboración, asociatividad y cooperación, que son palabras que practicamos siempre. Y esta era la instancia de llevarlos a la práctica a gran escala. Y eso es bonito, cuando ya lo has practicado a en menor escala y sabes cómo es, cómo funciona y lo que la gente exige, como la confianza. Son cosas que se han ido logrando en el camino del grupo como Sauna y el camino colectivo, en este caso, Karola Miranda de Cátodo. Nosotras fuimos como “las directoras de orquesta” pero en verdad hubo mucha gente detrás apoyando la idea.

¿Obtuvieron el resultado que esperaban?

Sí, y también uno se deja sorprender, porque hay ciertas pretensiones e ideas de lo que se espera. Es lindo eso de crear algo nuevo y luego ver cómo adquiere vida propia y se transforma en una obra de vida. Siento que fue súper gratificante que se comprobara empíricamente lo que es la colaboración, ver cómo una escena que está siempre “compitiendo” en cuanto a fechas y fiestas se pueda unir. Siento que pasó algo que uno no se esperaba.

Sí, funciona, se comprobó que sí. Se cumplió el objetivo y fue mucho más qué eso. En realidad fue un experimento. Nosotros esperábamos que ocurrieran cosas pero en el transcurso del experimento nos dimos cuenta que sí funcionaba, además que tenía futuro, proyecciones y que daba para mucho más. Ahora tenemos millones de ideas para las siguientes ediciones.

¿Tienen pensado armar otro festival, nos podrías adelantar algo?

Sí, se viene una segunda versión. Pero será importante a considerar que trendrá que ser pronto, porque hay intensiones de parte de los propietarios de demoler el colegio. Además hay un parque aledaño al colegio donde hay un edificio súper grande que va a comenzar a ser habitado pronto. Esto ya se transforma una limitante de hasta cuándo se va a poder hacer algo en ese espacio, porque ya no se podrá hacer ruido cuando el edificio esté habitado.

La fecha que tenemos pensada para la segunda versión es el 4 de agosto y como adelanto queremos contar que vamos a seguir desarrollando el mismo concepto que es la colaboración e integración de colectivos de arte, de colectivos creativos, colectivos de fiestas. Nos interesa seguir explorando las fusiones, las uniones de grupos e invitar a los grupos que ya participaron a renovarse con nuevas propuestas.

¿Has notado una evolución en las fiestas de la capital?

He notado una evolución las fiestas de la capital, totalmente. Siento que se han ido profesionalizando, que hay una preocupación por parte de los productores y más conciencia de lo que es importante, que haya buen sonido y que no es algo que se hace así a la rápida. Hay un interés en que el arte de la fiesta sea lo principal, que el público pueda vivir una experiencia y que el artista pueda presentar su trabajo en una plataforma de calidad -claro eso se puede cumplir de una mejor o peor manera- pero siento que eso cada vez ha ido mejorando. También a veces los productores van comprando sus equipos, eso también es una señal de interés de establecer un rango de calidad, eso es muy positivo y habla mucho de que hay gente trabajando en serio en el tema.

El principal indicador de que esto está funcionando bien, es el mismo público; la cantidad de personas que se están movilizando a las fiestas y la calidad. Actualmente nos encontramos ante un público informado, que va a escuchar música y que no va a “jotearse” a la “mina” del lado, que no va a “dar jugo”; en ese sentido es una evolución en el arte qué hay detrás de las fiestas.

¿Existe un espíritu de Club en Chile?

El espíritu de club está latente pero no en su peak. Está por llegar a algo más potente pero aún está en ese viaje. Nunca ha habido una cultura de Club en Chile, porque no hay lugares; pero actualmente ese espíritu de “club” podemos encontrarlo en el underground.

La cultura de club está armándose lentamente. Actualmente no hay mucha gente que comprenda ese espíritu: de ir a escuchar música, de compartir ideas con gente que muchas veces las conoces, no sabes cómo se llama y la sigues viendo. Que tienen los mismos intereses que tú y que al final termina siendo un amigo o un conocido, eso es club… Cuando te preocupas de proteger el lugar de tu fiesta y de que todo salga bien, eso es muy lindo, eso es comunidad.

¿Cuál es tu pronóstico para el futuro de las fiestas y música electrónica en Chile?

Tenemos que seguir trabajando tenemos que seguir siendo bien “punk” en el sentido de no depender de nada, de que la weá ocurra. Como que en el fondo es la historia de lo que estamos haciendo y no tiene que ver con el apoyo de nadie, tiene que ver con el creer en una idea, de perseverar, alimentar una idea, dialogar con esa idea. También escuchar lo que está pasando y ser capaces de integrar, de dialogar con otra gente que está produciendo, nutrirnos entre los colectivos y dejar de vernos como competencia, porque no tiene ningún sentido, porque en la diversidad está lo interesante.

Siento que la proyección tiene que ver más con la perseverancia que con las marcas. Tampoco hay muchas señales de que se vayan a abrir más clubs, que las marcas estén apoyando cosas más alternativas, porque lo que está pasando está pasando hace rato y me encanta que sea algo paralelo a lo comercial -que no quita que sea comercial-, sino que no depende de grandes marcas y que si aparecen de vez en cuando,”bacán” que apoyen, pero me me gusta la independencia que estamos teniendo como colectivos.

Y sí, tiene muchas proyecciones y RECREO fue una señal potente de la fuerza que ha agarrado todo esto en una súper buena dirección que tiene que ver con levantar una escena local. Hay mucha gente que le gusta ir a escuchar djs nacionales, no solamente van y pagan para ver a djs internacionales, sino que están ahí apoyando fin de semana tras fin de semana y queriendo ir a conocer a nuevos djs. Se nota y se siente eso.