Entrevista: Máximo Campos | Edición: Cristina Cisternas

A mitad de un viaje norteño nos encontramos sumergidos entre sabores y hermosos colores en la ciudad de La Paz, Bolivia. Recorremos sus calles y disfrutamos de la vista de los teleféricos ciudadanos cual metro de Santiago, pero con la diferencia de estar casi flotando por encima de esta ciudad color anaranjado, es en esta ciudad, donde nos reunimos con un reconocido dj y productor llamado Ber Beltran o más conocido en la escena local andina como DJ Quien, el cual se mueve por distintos géneros caracterizados por el abuso de frecuencias bajas. Luego de haber recorrido por muchos estilos musicales se define como un Dj / Productor de Open Format y Bass Music.

Desde sus comienzos como profesional en el año 2000, estuvo vinculado a los colectivos y productoras mas grandes de Bolivia, siendo parte de festivales, producciones y diversos eventos en todo el territorio.
Dj Quien – MKTLW es cofundador también del colectivo OI MAS BASS, el cual es la mas grande ventana y escuela para dj’s, vj’s y artistas digitales en Bolivia ya que constituye el colectivo mas numeroso y experimentado en cuanto a los artistas audiovisuales se refiere.

La diversa producción de este artista no solo está enfocada a material propio si no a todos los ámbitos musicales participando así en la musicalización de distintas obras de teatro, cine, cortometrajes, bandas de funk, punk, rock y música electrónica.

Presentamos una entrevista realizada en una rica cafetería-tostaduría llamada Typica ubicada en la Av. 6 de agosto, donde próximamente Ber presentará un ciclo dedicado a los sonidos electrónicos.

¿Cuál era la necesidad de crear el colectivo Oi Mas Bass? ¿Qué era lo que pasaba a nivel electro en esos años?

Oi Mas Bass va a cumplir doce años. Había un montón de fiestas, un montón de djs, éramos todos amigos… pero me parece que toda la gente estaba muy enfocada al House y a las cosas más comerciales -que estaba bueno- pero no nos llenaba completamente. Nosotros veníamos de otras escuelas y queríamos hacer algo que nos representara, entonces nos juntamos con Dj A-jax -que es mi mentor-, Morofunk y algunos otros djs.

Tampoco existía un colectivo de arte digital o de djs en Bolivia, entonces era como generar un grupo, una colectividad que pensara parecido, que quisiera hacer cosas… Y en base a las cosas que tenemos planeadas hacer, es que decidimos juntarnos para generar ciclos de música mensuales de distintas cosas en distintos lugares, darle continuidad, no parar y de ahí para adelante.

¿Cómo ves la evolución de la música electrónica en Bolivia?

Uff.. Como en casi en todo el planeta pero un poco más al “tercer mundo”. Cuando se meten las empresas grandes y todo está lleno de EDM, existe como un “bajón” en hacer famosa a la gente que es incorrecta como a la gente de los realitys, al dj barato pero que es lindo, que baila bonito que se ve bien… los influencers y todas estas cosas. Está pasando en todos lados, eso lo aseguro.

Pero musicalmente creo que hay lindas sorpresas. Pasan muchas cosas que no se llegan a identificar, porque hay tanto, que no sabes qué está pasando realmente. Más bien desde mi lugar me llega mucho material por el sello que tenemos, y cuando me invitan a tocar descubro cosas nuevas.

Veo escenas más fuertes, y viejas escenas en todo el país como la escena Techno que está muy muy bien. Con artistas que están en sellos de afuera, saliendo a tocar, gente que ha firmado con el sello de Juan Atkins, digamos… es impensable pero está pasando.

El Drum & Bass ha desaparecido un poco pero estamos intentando retomarlo. Lo habíamos dejado porque los sonidos se han ido mezclando con el EDM y todo eso… han traído un público que no queríamos, un público que buscaba otra cosa. Y fuera de eso, la escena del Hip Hop ya tiene más cosas de beatmaker que sólo de MC y dj, entonces salen estas “hibridaciones” buenas y cosas más jazzeras. Bandas de Reggae, de Pop, de Funk que están implementando cosas electrónicas, invitando a djs y generando otras movidas. Creciendo, creciendo…

En tu trabajo notamos el rescate de los sonidos autóctonos andinos, ¿porqué nació la idea de no olvidar la historia musical ancestral?

O sea después de descubrirse como persona y como artista, empiezas a identificar tus raíces musicales; tus raíces visuales… de lo que comes, de lo que vistes, de lo que escuchas y de cómo suenas también.

En la época en que empecé a fusionar sonidos locales no existía la cumbia digital ni el Neofolklore, no existía ni Zizek como sello. Había escuchado un par de cosas híbridas por ahí, cosas que estaban sonando en Nueva York pero que tampoco me representaban, porque me parecían Bassline con samples locales. Pero a partir de esos primeros sonidos, comienzo a mezclar y a jugar con samples de música ecuatoriana que había pillado en la red.

No me gusta la música que hago como a la mayoría de los productores y djs, pero un amigo sabiamente me decía “subí”, “sacá las cosas”… y al ponerlas en SoundCloud un par de años después, festivales de Europa y djs de afuera me han empezado a invitar. Mi primer tour a Europa ha sido gracias a los primeros discos que tienen esos sonidos -que yo los odio- pero que han cumplido su función.
También soy más de la cultura del sample. Me parece que el sample es la base de la música electrónica en general, desde un bombo, una caja o una melodía o una armonía completa. Entonces al encontrar cosas con las que te puedas identificar y hacer que la gente pueda sentirse parte de algo, es divertido y muy humano; estás como al nivel de lo que escuchas en el micro o en la radio, un poco más cercano… No eres la “superestrella” de lejos que hace música que nadie entiende.

¿Se ha visto un crecimiento de la música electrónica hecha por mujeres en Bolivia? ¿Cuáles djs y productoras nos recomendarías?

Creo que hay una apertura pero falta… Las mejores representantes femeninas se han ido del país con buenos contactos y contratos, movidas por su talento y en la búsqueda de nuevos espacios y escenas. Pero sin duda faltan espacios donde las mujeres se sientan más cómodas para crear con espacios más seguros.

Han existido festivales. Se han hecho cosas en las cuales las transversales eran de género, se utilizaba para talleres y para conciertos -el concepto 50% mujeres y 50% hombres-. Pero esas escenas han ido claudicando después de la llegada del EDM que ha consumido gente y recursos.
Hay una productora de techno que le está llendo bien, que es “Dj IVA”, una chica feminista que está haciendo cosas con instrumentos locales, toca cosas en vivo, es MC y beatmaker también. Luego hay una chica que se llama “De La Puta Electronics” –la Cristy Collazos-. Ella hace sus instrumentos, hace síntesis ¡es capísima! Y toca desde noise, low fi, un montón de cosas… vale la pena buscar DLP Sessions . Luego la Hanny Knaudt que ahora está tocando en México… No sé, han desaparecido un poco las chicas me parece…

¿Crees que la música electrónica pueda tener conciencia política? ¿Es tu caso?

Creo que toda expresión artística tiene una consecuencia política de cualquier lado pero más de allá de eso, tengo mis momentos y mis discos que hablan de cosas que me parecen necesarias hablar y discutir.
Tengo un disco que salió por cassette el dosmil y algo -no me acuerdo- pero el Presidente Evo Morales estaba con esto de abrir la Selva y meter la carretera del Tipnis. Nosotros de vez en cuando intentamos estar presentes en todas las marchas y en las cosas que nos requieren y a partir de eso, tengo un par de proyectos que son muy contestatarios pero que no necesariamente representan todo mi discurso. Siento la necesidad y “le meto”…

Este disco de casette es netamente en defensa de la selva, tengo un par de colaboraciones con varios raperos y MCs para canciones sobre la selva, sobre las problemáticas para compilado; y de mi lado siempre estoy dándole al gobierno… o cuando hay algo que no me gusta lo digo.

¿Cuál es tu relación musical con Chile?

Mi relación en Chile siempre ha sido buena. De entrada lo político no me interesa, siempre he conocido gente muy buena. Musicalmente me siento identificado con un montón de escenas, me gustaba mucho cosas que pasaban en los 90’s como Los Tetas, Chancho en Piedra, Sinergia, Mama Soul, Tiro de Gracia y antes Los Tres, obviamente Los Prisioneros que no sé si directamente me han influenciado pero están ahí rondando. Y bueno, hay un montón de amigos djs.

Tuve la chance de tocar allá hace muchos años, también de participar en sellos como Regional -que tengo varias canciones ahí- y varios djs de allá que siempre me mandan información de medios tocando temas míos, entonces “buena onda”. Siempre la mejor relación al igual que con todo Latinoamérica, que para mí es todo un territorio -más allá de lo bonito que suena no tener fronteras- pero en cuanto a la unión musical para mí siempre es un solo escenario, lo mejor.

About The Author

Músico, conductor y comunicador de la escena electrónica nacional. Co-fundador del programa dedicado a entrevistas a músicos electrónicos Ciudad Sonora. También creador del programa Campo Eléctrico. Además presentador y parte del equipo de Café con Cables.

Related Posts