Crónica del sideshow Redbull Pop Up Santiago: Pantha du Prince, Nosaj Thing y Kamila Govorcin

A través de un sideshow efectuado el pasado Sábado 25 de Noviembre con las presentaciones de Nosaj Thing, Pantha du Prince y Kamila Govorcin; finalizó Redbull Pop Up Santiago. El popular Persa Víctor Manuel fue la locación escogida para el evento nocturno, la curiosidad se apoderaba del público a medida que se adentraban por los pasillos de las galerías, les cautivaba la idea de disfrutar de una jornada electrónica en el mismo espacio donde curioseaban los domingos por la mañana entre cachureos varios, y haciendo un viaje inverso hacia lo vanguardista en cuanto a música se refiere.

Nosaj Thing

Y si hablamos de propuestas vanguardistas, sin duda Nosaj Thing es un artista que rompe las barreras de las etiquetas para llevarte hacia su visión de la música electrónica a través de diferentes pasajes que van desde el hip-hop abstracto, la música de baile; rozando con el IDM y el Bassmusic.

Fue una presentación reducida pero impecable, llena de breaks rotos donde el artista se encargó de mostrarnos un elegante juego de samples. Extrañamos un show visual que hubiera sido la guinda de la torta.

Pantha du Prince

Podemos decir que la actuación tuvo un inicio bastante frío pero con un final apoteósico. Destacaron los beats arrastrados y el relato del artista, porque de algo sí estamos seguros, es que Pantha du Prince es un verdadero relator de historias. También sonaron algunos antiguos trabajos como ‘Stick on My Side’ del 2009 que contó con la colaboración de Panda Bear (Animal Collective).

En este último tramo de su carrera, el artista se ha atrevido a innovar, utilizando su voz en sus sesiones y que en esta oportunidad ha sido una sorpresa muy agradable de presenciar.

Kamila Govorcin

Kamila se ha convertido en una de las djs más destacadas de la escena nacional, un lugar muy merecido gracias a su trabajo y capacidad de crear una atmósfera en la pista de baile, motivando al público a adentrarse en una propuesta física y energética.
En esta ocasión no fue la excepción, y hemos disfrutado de una sesión donde el ritmo y los sonidos fluyeron con una precisión envidiable.